x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscar ...
El fotolog de maravillas10
INFANCIA Y JUVENTUD

"El tiempo de la infancia es el tiempo mágico, el tiempo en el que uno aprende de casi todo y conforma el mundo en el que luego irá colgando las cosas", explicó preguntado por su juventud. Fue una pregunta sencilla, sin artificios, sin polémica, pero fue la pregunta que él estaba esperando, la que estábamos esperando todos después de escuchar su respuesta. "Yo tuve una juventud espléndida. La de cualquier chico de barrio, de barrio obrero. Y, por tanto, para este joven que empezó a escribir canciones y a acercarse a la música, y que llevaba un motor turbo, y que se creía 'inmorible', pues bufff, cómo no voy a quererle". 

Si Serrat pudiera volver hacia atrás, volvería a ver a su padre, aunque le doliera, aunque se quedara "tocao", porque "la vida es una locura, y a veces es un desastre, pero sí tiene un sentido, que empieza de una forma y este sentido la conduce a otro tiempo. Es como el viaje Ítaca". Y aquí viene la lección. Grabárosla, aprendérosla, memorizarla y guardarla como oro en paño porque habrá un tiempo en que no queden Serrat para darla.

(Esther Mucientes)


El otro dia no pude ver el programa en el que salía Serrat hablando de la gira que va a empezar para promocionar sus discos. Pero creo que estuvo muy bien, no quiso contestar a preguntas comprometidas y se limitó a sonreir. Un sabio. Debe ser que no le apetece que algunos lo llamen facha...

Pero se explayó hablando de recuerdos de infancia y de juventud, esa época de nuestra vida que va a marcarnos para siempre. Extraigo estas frases que parecen de una sentatez y de un emotivo tremendos y con las que muchos nos sentimos identificados. Fue un niño y un joven feliz lleno de ilusiones y proyectos y de querer volver atrás querría ver a su padre. Exactamente igual que yo, pero más que por ve a mi amado padre a él sería para que él me viera a mí y sobre todo a su nieta de la que se sentiría muy orgulloso.

¿Cuál es tu caso?

Besos.

024
TOCAR UN INSTRUMENTO

Practicar de forma habitual mejora las habilidades del lenguaje, la memoria, la conducta o la inteligencia espacial… Durante la última década se ha generalizado la investigación con músicos profesionales para el estudio de la plasticidad del cerebro. Aprender a tocar un instrumento, es un medio de expresión, y una consecuencia de ello es una buena autoestima que enseña a vencer el miedo y asumir riesgos, aporta seguridad y autoconfianza.

Las regiones del cerebro implicadas en el procesamiento de la música también son necesarias para otras tareas, como la memoria o habilidades del lenguaje. Por tanto, “si la música tiene una fuerte influencia en la plasticidad del cerebro, es posible que este mismo efecto pueda utilizarse para mejorar el rendimiento cognitivo”. Por este motivo,  se propone aprender a tocar un instrumento como terapia. Escuchar música a diario aumentaba las probabilidades de recuperar las funciones neurocognitivas y del estado de ánimo tras un accidente cerebrovascular (ictus). Los resultados mostraron una mejora significativa en la recuperación de la memoria verbal y de la capacidad de atención. También hubo una mejora sustancial del estado de ánimo.  La formación musical, además, podría mejorar las habilidades lectoras y de escritura, más si se utiliza con niños disléxicos.

(Música Antigua)

La música no tiene más que ventajas, relaja, te pone alegre, te transporta a lugares lejanos y además es una terapia a la hora de aliviar depresiones y malos rollos. Y tocar un instrumento aún más. Siempre he pensado que me habría encantado saber tocar o el piano o la guitarra pero en realidad ni una cosa ni la otra.

Es que además el mover varios dedos a la vez e incluso el pedal en el caso de un piano, te obliga a saber coordinar los movimientos y según dice este artículo es de gran ayuda a la hora de hacer una terapia en memoria y capacidad de atención. E incluso ayudar a superar problemas disléxicos de lateralidad en la infancia.

Decía Bach que es fácil tocar un instrumento musical: todo lo que tienes que hacer es tocar la tecla correcta en el momento adecuado y el instrumento suena. Total, al alcance de cualquiera. Ya, ya... Mi admiración incondicional para quienes lo han logrado. Como estos angelitos musicos que encontré por casualidad en una esqina de una estrecha calle del sevillano Barrio de Santa Cruz.

Besos.

036
HAMBRE Y MEMORIA

La revista Science explicaba la relación que existe entre el hambre y ciertas hormonas, las cuales, a través de un mecanismo que ahora explicamos, podrían mejorar la memoria. Esta hormona, cuando tenemos hambre, disminuye los niveles de azúcar en el organismo y activa esta proteína que mejora la memoria. 

Eso sí, cuando nos pasamos de horas, el resultado es el contrario: más de 20 horas sin comer reducían la memoria.El hallazgo es interesante porque los seres humanos cuentan con la misma proteína, por lo que el cerebro reacciona de la misma forma y se obtiene el mismo resultado.Los encargados del experimento declararon que, debido a los resultados, las personas podrían recordar mejor aquello que memorizasen antes de comer. Y eso es todo: a mayor hambre, mejor memoria. Pero sin pasarse. Como con tantas otras cosas de la vida…

(Daniel Avenida)

Nunca habría yo imaginado que el hambre y la memoria tuvieran esa relación y que además todo se debiera a una hormona que activa una protenía que mejora la memoria. La verdad es que somos química pura y dura.

Pero como en todo, tener hambre está bien para la memoria, pero estar sin comer mucho ya no. Como todo, es mejor el término medio. Así que hay que aggauntar un poco el apetito y aprovechar para ponerse a memorizar cosas. Siempre se dijo que el hambre agudiza el ingenio. A ver si va  a ser verdad.

Pero yo os aseguro que, no es por no memorizar, pero esta copa de fruta de todo tipo, melocotón, manzana, uva, pera, frambuesa y grosella , todo ello nadando en una sangría deliciosa estaba, como dicen en Sevilla, para perder el sentido, la memoria para otro día...

Besos.

 
024
UN OJO CERRADO Y OTRO ABIERTO

En algunos animales más que un refrán, lo de dormir con un ojo abierto es toda una realidad y es que, por ejemplo, los delfines duermen con un ojo abierto. Esto se debe a que deben mantener la mitad de su cerebro “despierto” para poder respirar -y no morir mientras duermen-. Dejan, por tanto, “apagado” uno de sus hemisferios cerebrales, mientras la otra mitad controla las funciones vitales, sobre todo la mencionada: la respiración. Durante el proceso de sueño, el delfín ralentiza su metabolismo y se queda prácticamente inmóvil.¿Pueden cerrar los ojos los peces? Ciertamente no. Los ojos de los peces no tienen párpados y, por eso, nunca se cierran. ¿Son los únicos animales que no tienen párpados? De ningún modo. Hay otras especies con esta particularidad. Por ejemplo, las serpientes o los insectos.

(Sara Romero)

 Siempre se ha dicho de una persona que tiene el sueño ligero o que siempre está alerta, que duerme con un ojo cerrado y otro abierto. Es en sentido figurado. Pero en algunos animales es así, como vemos en el caso de los delfines, cierran solo un ojo, mientras que el resto de los peces, como no tienen parpados,  no los pueden cerrar.

El mundo gatuno es otra cosa. Los gatos que duermen tanto tiempo, están a menudo con los ojos cerrados pero eso no quiere decir nada, porque tienen como dos párpados, uno más tupido de dormir y otro más transparente de querer demostrar que está ahí descansando y que nadie le moleste.

El de la foto estaba dormido o descansando pero mi presencia lo puso un poco en alerta y abrió uno, con eso era suficiente para saber que yo era de fiar y que no quería más que hacerle una foto...

¿Tu sueño es profundo o ligero?

Besos.

 

025
QUE CORRA EL AIRE

Al nacer nuestro territorio personal es nuestra cuna y a medida que crecemos se va ampliando, expandiendo sus límites y superponiéndose con territorios privados de otros miembros de la familia y comienza nuestro aprendizaje de lo que supone respetar límites ajenos y defender nuestro espacio vital. Esto dependerá directamente de la cultura en la que estamos creciendo, variando sustancialmente de una a otra. Hay tipos de espacios y cuatro zonas principales: la distancia íntima, la personal, la social y la pública, las cuales crecen a medida que la intimidad decrece. La invasión de este espacio vital, ya sea de forma física (rozando el cuerpo de otro en una aglomeración, por ejemplo) o con la simple intención (por ejemplo mirando fijamente a los ojos) se considera una violación del territorio.

No se sabe con exactitud cuánto espacio vital necesita cada persona, ya que es una especie de burbuja que se expande y se contrae constantemente dependiendo de la situación a la que se enfrente o de quién sea el interlocutor o la persona con la que esta interaccionando. Lo verdaderamente importante es ser consciente de la importancia de ese espacio para respetarlo y para entender los cambios de conducta que se producen en el individuo cuando éste lo siente invadido.

(Gestión emocional)


Mucho se habla últimamente de los espacios vitales de cada uno, de las distancias personales y sociales y de esa especie de burbuja que ponemos a nuestro alrededor, traspasando la cual es como si se invadiera nuestra intimidad.

Todo esto es muy relativo y depende de las personas y sobre todo de las culturas y los momentos. Intentar mantener una burbuja expandida en eventos deportivos multitudinarios o en una procesión de Domingo de Ramos en Sevilla es misión imposible. Abstenerse quienes no soporten rozarse e incluso apretarse con la gente.

https://www.youtube.com/watch?v=C2ngiiTVo7U

Otra cosa es compartir espacio. Hay personas absolutamente incompatibles para estar en un mismo espacio cerrado. Es como esa frase que dice "esta sala no es lo sufiecientemente grande para los dos" ... y en ese caso lo mejor es decir eso de "que corra el aire" que es lo que ocurría esa tarde en la Capilla del Carmen, aunque no tenía ningún problema en compartir el espacio de mi foto con esa farola. 

Besos.


035